Blogia
katakrek

Me encanta la crema de papaya

Me encanta la crema de papaya

           He estado pensando en una buena manera de escribir este post, y creo que me he liado… Quizás me voy a ir por las ramas, pero bueno, ya me conocéis…

 

Últimamente he estado dándole vueltas a un asunto que, además de no aportarme nada útil, se podría decir que me ha dejado la moral hecha un cisco.

 

Muchas gente que toma confianza conmigo me ha dicho en alguna ocasión cosas del palo Joder tío, ¡Cómo eres!, refiriéndose a mi sentido del humor, o a mi capacidad para llevarme bien con la mayoría de personas… Pero realmente ¿Qué soy Yo exactamente…? Me refiero a dónde está la línea entre el Yo mío, mi esencia, y el resto de pedazos de mí, formado por amigos, familiares, situaciones,… Personalmente creo que debería estarle agradecido a muchas personas,… de las que he heredado mucho, para lo bueno y para lo malo. Muchas de las expresiones que utilizo, formas de hablar, chistes malos,… que tanto me ayudan a moverme por la vida, forman parte de mí sólo porque las recuerdo de alguien que significa o ha significado algo importante para mí.

 

Y está ahí el quid de la cuestión. Nadie es suficientemente fuerte como para ser uno mismo y nada más. Sé que no estoy diciendo nada nuevo. Creo que lo único que buscamos es sentirnos más cómodos y acepados dentro de nuestro grupo, homogeneizando nuestro carácter con el resto, en una suerte de osmosis colectiva que tiende a eliminar lo blanco y lo negro, dejándolo todo en una suave gama de grises.

 

Es aquí dónde, extrañamente quería ir a parar. Si aparto mi carácter, ¿puedo decir que las cosas que me gustan me gustan por que sí,… ¿o es por que estoy dentro de algún saco?

 

Musicalmente no me cabe duda, mis amigos han calado hondo… Si debo citar a mi grupo favorito, mis más íntimos ya lo saben: The Mars Volta… Sin palabras. Y gracias a este grupo he conseguido evolucionar personalmente, o eso creo,… Se me ha abierto más el abanico, conociendo por el camino a Yes, King Crinsom, Tool, etc etc.

 

Literariamente peor. Fueron Javi y Sergio quienes me presentaron a Bukowski… y a partir de allí Vonnegut, Ballard, Fante,… Más de lo mismo.

 

 

Pero en cuanto a películas… Bien es cierto que a Sergio y a Héctor, medianamente, les gusta algo Miike,… Pero también es cierto que, perfectamente podríamos representar los tres el cuadro de las Tres Gracias en pelotas, en cualquier frenopático de Oriente Medio y parecernos lo más normal del mundo.

 

A lo que voy,… aparte de a estos dos zopencos, no he encontrado a nadie al que le comente que Ichi the Killer es mi peli favorita, y de conocerla (que ya es mucho) me siga mirando igual. Si he cometido el craso error de recomendársela a alguien, he tenido que soportar miradas de soslayo, acusadoras.

 

 

Pero es verdad. Me encanta. Para mí, subjetivamente, es de lo mejor que he podido ver en mi puta vida. ¿Porqué? Hasta me lo pregunto yo… ¿Es por la sangre a cascoporro? Né… Y por eso escribo esto, para dar mis motivos, diseccionar la película, aunque os importe una mierda.

 

¿Cómo empezar? Bueno, creo que lo mejor es posicionarse. Un visionado superficial de la cinta nos puede dejar con la impresión que Miike está mal de la cabeza (que lo está), y que es un degenerado que aprovecha la mínima para mostrar amputaciones y sangre por doquier. Para mí no. Desde mi posición puedo afirmar que lo que la película busca es criticar a todas esas películas. Sí hay sangre, pero si lo miramos desde una perspectiva más global, vemos que la sangre está ahí por un motivo esencial: Queremos verla. Y Miike nos permite, mediante una gran metáfora, criticarlo para satisfacernos. Esto se está liando. Voy a exponerlo más claramente, explicando los tres personajes, su significado más allá de la acción y el porqué de cada uno.

 

-    Ichi. Brazo ejecutor. Es el arquetipo de villano. En lo más hondo de su ser no quiere matar, pero debido a que está siendo manipulado por el Director de la película ahora mismo (moviendo piezas, para hacer que mate), y a que el mismo Director le ha montado un pasado horrible y perturbador, está claro que su camino en esta vida es matar. Se nos presenta a un chico tímido, casi autista, que representa al actor enfrentado al papel, totalmente alienado de su vida detrás de las cámaras, se vé obligado a hacer lo que hace, por mucho que le duela…

 

-    Director: Tal y cómo he comentado, es el que mueve los hilos. Se aprovecha de una trama conocida (la base de cualquier película de Yakuzas) para tejer la telaraña y buscar motivos para llenar de sangre la pantalla. Confronta a la banda de Kakihara con un clan rival, manda a Ichi a matar al jefe de Kakihara, le va dictando a Ichi a quién debe matar en cada momento… Todo para mostrarnos aquello que queremos ver.

 

-    Kakihara: El espectador. Nosotros somos Kakihara. Si apartamos la trama homosexual en el mundo Yakuza (recurrente en Miike), lo que podemos ver es que Kakihara se enfrenta a las mismas dudas que nosotros. ¿Quién ha matado a su jefe? ¿Será tan brutal cómo para ofrecerle un espectáculo digno?

 

Y es ahí dónde está lo grande de la película. Durante todo el metraje, se van sirviendo los tópicos de cualquier película de bandas. El malo va matando a todo el que se le pone por delante, preparándonos para la gran batalla final, el gran enfrentamiento entre Ichi y Kakihara… Pero cuando llega el momento ná de ná. Miike se chotea de nosotros. Tanto que lo criticamos por salvaje, cuando Kakihara dice eso de No me decepciones, es lo que estaba esperando, Miike dice Pues ahora te jodes y corta el rollo. Ni pelea ni nada, un final de lo más triste, Ichi llorando en el suelo, pateado por un crío, y Kakihara (nosotros) con cara de WTF.

 

 

Entonces, ante la incomprensión del final, nos decidimos suicidar, y mientras morimos, nos imaginamos nuestro mejor final, la derrota de Kakihara a manos de Ichi, sangrienta, como es de recibo. Pero no. Al final se puede ver al Director colgado de un arbol, muerto, como diciendo Si esperabas que yo te explicara algo, vas listo. Y ahora ya podemos criticar a Miike por depravado. Si no nos gustaba la sangre, no la vamos a ver, nos vamos a joder.

 

Aún quedarían muchas cosas menores por comentar, como la dualidad sado-maso, encarnada en Ichi-Kakihara, el ya comentado tema homosexual, la parodia de la policía de los gemelos perversos, y más cosas que me las dejo en el tintero… Pero esto ya ha quedado demasiado largo.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

6 comentarios

katakrek -

Lo sé, lo sé... pero los cabrones tuvieron que anunciarlo despues que me pillara el billete de semana Santa... Vuelvo el 7 de Marzo... y tocan el 1... injusticia divina... Pero bueno, voy a ver si se quieren pasar por Sao Paulo...
Igualmente, agradezco mucjo la invitación.
Um forte abraço.

M.A Berrakus -

Oye maestro, el 1 de marzo de 2008 tus amados Mars Volta tocan en Barcelona. A ver si te puedes montar una escapadita y vamos a verlos.

katakrek -

No wos, es Dead Or Alive 1, que la quitamos cuando al entrar los yakuza al restaurante, le volaron la panza a un japo, esparciendo los tallarines que había cenado.
Y Tetsuo no era incómda, era ómo clavarse un sacacorchos en la rodilla.

Woswis -

Creo que héctor se refiere a Tetsuo, la quitamos a los 10 minutos por... por incómoda.
Saludos nene!

katakrek -

¡Qué no! Que ayer hacía má calor... Gozu es sin duda una buena película también,... pero creo que Ichi me ha tocado más en lo sentimental, por mucho cucharones que se vieran.
La peli que no vimos fue Dead or Alive... También recomendable (la primera, las otras dos bajan el listón).
Y creo que las tres gracias se pintaron pensando en nosotros...
Un etílico abrazo.

M.A Berrakus -

Entrañable texto amigo mío, casi suelto una lágrima imaginando la plasticidad de la estampa de las tres gracias.
Y lo del Miike pues sí, a mí también me encanta Ichi the Killer aunque creo que me gustó más la de Gozu. ¿Te acuerdas de las risas que nos echamos cuando el tipo se mete el cucharón por el culo?
También es de recibo recordar aquella noche que viniste todo ilusionado con aquella peli bajo el brazo de la que sólo vimos los 10 primeros delirantes minutos, con los tallarines aquellos esparcidos y tal pero acabamos sacándola para ver alguna mierda de Godfrey Ho.
En fin, tú a lo tuyo con tus gustos y a quien le pique que se rasque.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres